8 A 11 AÑOS

12 A 14 AÑOS

15 A 16 AÑOS

17 A 18 AÑOS

COMPORTAMIENTO
PARA ADULTOS

Respetar para ser respetado. Si se espera que los y las jóvenes respeten otro punto de vista, hay que escucharlos los de ellos y evaluarlos sinceramente.

Afinidad

Si un joven va a manejar, hay que comunicarle que no debe tomar nada de bebidas con alcohol.

Si se opta por dejar experimentar al adolescente con las bebidas con alcohol, es fundamental explicarle en qué condiciones el uso es adecuado. Es importante considerar la edad, el tipo de bebida, el horario, el local, la compañía y las actividades que va a hacer después de tomar.

Llegar a un acuerdo con los jóvenes en cuanto a la cantidad, el tipo de bebida y las situaciones en que el consumo puede ocurrir. Exponer las consecuencias del consumo. Mostrar firmeza en las actitudes y decisiones.

Mantener el espíritu abierto

No tener miedo de hablar con las y los jóvenes con claridad y franqueza. Aunque sean mayores, la opinión de un adulto sigue siendo de gran valor.

Cuando se hable con ellos, asegurarse de que ambas partes sean escuchadas y de que las opiniones de ambos lados estén siendo respetadas. Hablarles sobre las consecuencias de tomar alcohol en el trabajo, en la escuela, cuando practican deportes o cuando manejan.

Comunicación

Mantener el vínculo con los jóvenes respetando su libertad para que no sientan que se está tratando de ejercer control o incluso represión. Cuanto más cercano se esté a ellos, cederán menos a la presión del grupo.

Leé también los consejos para hablar de alcohol con chicos y chicas de 17 a 18 años