Cero al volante

Desde Consumo Responsable de Cervecería y Maltería Quilmes somos los voceros de una actitud responsable frente al consumo de bebidas con alcohol. Decimos Cero al volante: si tomo, no manejo.

Por ello, nos aliamos con Luchemos por la vida, una organización no gubernamental sin fines de lucro, de bien público, cuyo propósito es prevenir los accidentes de tránsito en nuestro país, para construir y transmitir información que les permita a las personas tener el conocimiento necesario para decidir y tener un consumo responsable de bebidas con alcohol.

Por qué cero
al volante
¿Sabías que, en casi la mitad de los accidentes de tránsito, especialmente entre las y los jóvenes, está presente el alcohol?

Los efectos del alcohol en nuestro cuerpo

Altera la percepción.

Embota los sentidos.

Disminuye la capacidad
de atención.

Se alargan los tiempos de reacción, las respuestas y maniobras se hacen más
lentas y torpes.

Genera una falsa sensación de seguridad, que predispone a excesos de velocidad y a todo tipo de violaciones de las normas de tránsito.

Se afecta la visión periférica, la adaptación a los cambios de luz (por ejemplo, en caso de encandilamiento), y la percepción de los tonos rojos (luces rojas del semáforo, luces de posición y las de freno).

Lo único
seguro es

Si tomo,
no manejo.
Si manejo,
no tomo.

Algunas ideas para no mezclar alcohol y conducción

PLANIFICÁ TUS SALIDAS:

1

Andá sin el auto.

2

Si la reunión es en la casa de alguien de confianza, fijate si podés quedarte a dormir ahí.

3

Celebrá cuando alguien se ponga la camiseta y se proponga como conductor designado.

4

Si tomaste, dejá el vehículo correctamente estacionado y tomá otro medio de transporte.

5

Si te invitan a subirte a un auto, pero el conductor tomó bebidas con alcohol, tratá de convencerlo de no manejar. Sé firme con la decisión de no subir a un auto si va a ser conducido por alguien que tomó bebidas con alcohol.

6

Si nada de esto es posible, cuidate y disfrutá de las bebidas sin alcohol.

7

Aunque vuelvas caminando, nunca bebas en exceso porque tiene sus consecuencias.